CareerBuilder Menu Search Search

Las mejores excusas para llegar tarde

Un 15% de los trabajadores llega tarde al menos una vez a la semana
Rosemary Haefner, consejera profesional principal de CareerBuilder.com

  • Email

Algunas personas se despiertan cada mañana antes de que suene la alarma, felices de ver el sol radiante y entusiasmadas por comenzar el día. Llegan silbando al trabajo y trabajan intensamente incluso antes de que la mayoría de la personas llegue. Estos raros ejemplares, también conocidos como "madrugadores", son incomprensibles para aquellos de ustedes cuyas rutinas matutinas constituyen pánico y frustración.

Muchas más personas de lo pudiste haber imaginado pertenecen al último grupo. Según una reciente encuesta de CareerBuilder.com, un 15% de los trabajadores admite llegar tarde al menos una vez a la semana.

¿Por qué tantos de nosotros llegamos tarde?

Te sorprendería saber que el botón de repetición no es la causa principal de los retrasos. Un 32% de los trabajadores atribuye sus retrasos a la congestión vehicular. Un 17% afirma que la falta de sueño es la razón y un 7% tiene problemas para llegar a tiempo porque deben preparar a sus hijos para la escuela o la guardería. Otros problemas, como olvidar algo en casa o no sentirse bien, también son comunes.

Afortunadamente para los que llegan tarde, un 43% de los directores de recursos humanos no considerarán los retrasos mientras se cumplan los plazos y se realice un buen trabajo. Por supuesto, algunos directores piensan de otra forma y te mostrarán un sobre azul si llegas tarde varias veces en el año.

Usa tu imaginación
Más del 27% de los directores de recursos humanos afirma ser escéptico a las excusas de los empleados por llegar tarde. Sus dudas son justificadas: un 24% de todos los empleados decide inventar una excusa en vez de decir la verdad.

¿Qué significa esto para ti?

Si estás atascado por la congestión vehicular observando como pasan los minutos y decides que la honestidad no es el mejor argumento para ti, piensa en una razón creíble y aceptable para llegar tarde. Después de todo, si fueras un director de recursos humanos que escucha algunas de estas 10 excusas de la vida real por llegar tarde, también tendrías tus dudas.

1.  Me perdí en la niebla mientras remaba por el río para llegar al trabajo.

2.  Alguien se robó todos mis narcisos.

3.  Tuve que ir a una audición para American Idol.

4.  Mi ex-esposo se robó mi auto así que no pude llegar al trabajo.

5.  Mi ruta hacia el trabajo fue cerrada por una caravana presidencial.

6.  Tengo amnesia transitoria y no me acordé que debía trabajar.

7.  Esta mañana fui acusado de fraude en la compra y venta de valores.

8.  La fila en Starbucks era demasiado larga.

9.  Estaba tratando de que la policía me devolviera mi arma.

10.  No tuve dinero para combustible porque todas las tiendas de empeño estaban cerradas.

Sé un ídolo de las masas
Cuando se trata de puntualidad, lo mejor es inspirarse en la cultura de la empresa. Si todos están trabajando diligentemente cuando te asomas por la puerta cada mañana, probablemente no pasarás desapercibido. Sin embargo, si todos llegan poco a poco entre las 8:45 y las 9:15, entonces un retraso de vez en cuando probablemente no se notará.

Los retrasos habituales, por otro lado, no ayudarán a tus perspectivas profesionales ni a tus relaciones en el lugar de trabajo. Por una parte, tu jefe y tus colegas confían en que estarás en el trabajo cuando tienes que estarlo; y no quieres decepcionarlos. Además, sólo porque nadie te llame la atención sobre tus retrasos, no significa que nadie observe el reloj ni se forme una opinión sobre ti o sobre tu ética laboral. Estas opiniones pueden perjudicarte cuando se trata de revisiones y ascensos por desempeño. No dejes que unos cuantos minutos adicionales de sueño te cuesten tu reputación, o lo que es peor, tu trabajo.



Last Updated: 12/08/2008 - 11:52 AM


Article Reprints
Permission must be obtained from CareerBuilder.com to reprint any of its articles. Please send a request to reprints@careerbuilder.com.