CareerBuilder Menu Search Search

Seis historias de horror sobre los que buscan trabajo

Kate Lorenz, Editora de CareerBuilder.com

  • Email

Buscar trabajo puede ser una misión aterrorizadora. Las siguientes historias reales le erizarán los pelos hasta al más valiente de los que buscan trabajo. Puedes aprender de sus bien merecidas lecciones. (Los nombres se cambiaron para proteger a los traumatizados).

Historia de horror N° 1: Siempre confirma una nueva oferta laboral antes de renunciar a tu empleo.
"Había estado buscando un trabajo diferente durante varios meses y luego de mucho buscar, finalmente me ofrecieron un nuevo cargo", indica Julie N., asistente administrativa. "Por supuesto que acepté, pero días después de darle aviso a mi empleador actual, mi nuevo empleador me llamó y me dijo que habían evaluado nuevamente su situación financiera. ¡Estaban cancelando la oferta! Llena de pánico y con la cola entre las piernas fui en busca de mi jefa actual para decirle que después de todo no renunciaría. Hice todo lo posible, pero ella estaba ocupada con reuniones todo el día. A la mañana siguiente y durante una reunión del personal, ella hizo referencia a mi próxima partida. No tenía salida. Tuve que hacer saber mi situación y pedir la restitución de mi trabajo en frente de todo el personal de la oficina. Ella me dio dos meses para buscar un nuevo trabajo."

Historia de horror N° 2: Cuando programes una entrevista, pregunta sobre la organización y la ubicación.
"Una vez llamé por un aviso para 'representante de marketing'. La entrevista consistía en ir de puerta en puerta (con ropa formal) con otro empleado mientras intentábamos vender cupones de gasolina", recuerda Phil G., ejecutivo de cuenta. "Él intentaría realizar una venta y a continuación me pediría que yo lo intentara como parte del proceso de entrevista. Mientras tanto, mi entrevistador me haría preguntas sobre mis metas y sueños profesionales. Hicimos una pausa para almorzar en un lugar de comida rápida, ¡y me tuvo que pedir dinero para que pudiéramos comer! La etapa final de la entrevista incluía una charla motivacional con todos los representantes de marketing actuales. Entonaron canciones, aplaudieron y recitaron el lema de la empresa (el que no recuerdo). Tenía que pensar rápido. Era un día lluvioso. Le dije a mi promotor/entrevistador que había olvidado cerrar la ventana. Me levanté, salí corriendo y nunca miré atrás."

Historia de horror N° 3: Prepárate para un día lluvioso y trae un paraguas.
"Uno de mis primeros trabajos como supervisor fue entrevistar a postulantes para el cargo de asistente administrativo", recuerda Leigh S. "Programamos un día entero de evaluaciones. Luego de una noche muy lluviosa, algunas áreas del techo de nuestra oficina tenían filtraciones y mantenimiento había colocado unos cuantos baldes en el pasillo. No era una excelente primera impresión, pero era un antiguo y pintoresco edificio de oficinas. Cada postulante tenía que completar una serie de exámenes escritos. Cuando una postulante se sentó obedientemente en un escritorio fuera de mi oficina, escuché un crujido, un chasquido y luego un fuerte ruido de chapoteo. Las tejas del techo justo sobre la postulante habían colapsado por el peso del agua de lluvia, empapándola. Mojada pero ilesa, la experiencia claramente la desalentó y mojó su preciado traje para entrevistas. Me dejó saber inmediatamente que ya no estaba interesada en el trabajo."

Historia de horror N° 4: No pierdas de vista lo que realmente importa.
"En mi búsqueda por escapar de las normas, los procedimientos y las políticas de una gran empresa, envié mi currículo a una pequeña empresa privada de producción que buscaba un ejecutivo de alto cargo. Recibí una invitación del dueño de la empresa para presentarme a una entrevista. Su oficina tenía una chimenea, sillones cómodos y parecía más una sala de estar que una oficina. La entrevista fue un éxito y estaba entusiasmado por la flexibilidad del trabajo, el enorme margen de ganancias y la oportunidad de viajar por el mundo para reunirme con los clientes", indicó Patrick L., jefe de dirección financiera. "Esto, hasta que el dueño me preguntó si mi esposa estaría dispuesta a viajar conmigo. Le expliqué que no era posible ya que también era profesional y dedicaba tiempo completo a su propia profesión. Entonces me preguntó si me sentiría cómodo viajando con una acompañante ya que muchos de sus clientes internacionales esperaban entretención y que los invitaran a lujosas cenas con sus parejas. Al haber dedicado la misma cantidad de años a mi matrimonio y a mi profesión, decidí que no estaba dispuesto a arriesgar ninguno de los dos, aun cuando pareciera ser el trabajo de mis sueños."

Historia de horror N° 5: Investiga cuidadosamente a la empresa y elabora una lista de preguntas antes de presentarte a una entrevista.
"Conduje 300 millas de ida y vuelta a mi propia cuenta con el fin de asistir a una entrevista para un cargo en una empresa", indicó Matthew H., gerente de marketing. "Cuando me senté para la entrevista, la entrevistadora (una directora adjunta) sólo me hizo UNA pregunta, "¿Me puede contar sobre usted?" Luego de dar una breve introducción de 90 segundos, ella me indicó que eso era todo y que si yo tenía alguna pregunta para ella." "Algo confundido, procedí a ENTREVISTARLA. Le pregunté sobre sus antecedentes y habilidades, su cargo, el departamento donde trabajaba, la empresa, la cultura de la empresa, etc. Con esa actitud tan complaciente y sin ganas de seleccionar personal calificado, me retiré de la entrevista y de la empresa muy poco impresionado."

Historia de horror N° 6: Confía en tus instintos y en las primeras impresiones "
"Estaba buscando la oportunidad de mudarme al medio oeste y ascender a la administración de ventas, cuando recibí la llamada de una empresa de Chicago sobre un cargo como gerente de ventas regional. Me ofrecieron transportarme en avión para una entrevista con dos de los principales directores de ventas. Había escuchado algunos comentarios de la industria respecto a que la empresa no estaba teniendo tanto éxito y que su tecnología no seguía exactamente el ritmo de la competencia. Pero estaba impresionada de que fueran a pagar el boleto aéreo desde Massachusetts y estaba halagada de que estuvieran interesados en mí", recuerda Tricia C., gerente de ventas nacional. "Cuando llegué, descubrí que la dirección que me dieron no era una oficina de la empresa, sino que un motel barato cerca del aeropuerto O'Hare. El número de habitación que me dieron era una habitación y no una sala de reuniones. Fui recibida por dos personas mayores poco amables, mal vestidas y que habían esparcido algunos folletos de la empresa sobre la cama. ¡Obviamente los comentarios eran ciertos!"



Last Updated: 12/08/2008 - 12:28 PM


Article Reprints
Permission must be obtained from CareerBuilder.com to reprint any of its articles. Please send a request to reprints@careerbuilder.com.