CareerBuilder Menu Search Search

No menciones esta información en tu entrevista

Rachel Zupek

  • Email

Todos conocemos a personas que entregan demasiada información. No conocen los límites ni tienen vergüenza. Ellos te contarán con detalle su vida personal, ya sea si se trata de su último intento con un especialista en fertilidad o el sueño que anoche tuvieron con tu jefe.

Entregar demasiada información a tus colegas es algo que no se debe hacer en la oficina; hacerlo durante la entrevista es un panorama completamente distinto.

"El riesgo principal de ofrecer demasiada información es salir perdiendo en la segunda entrevista,", indica Linda Lopeke, experta en desarrollo profesional y creadora de los programas SmartStart Virtual Mentoring. Si mencionas algo que hiera accidentalmente la susceptibilidad del entrevistador, serás automáticamente catalogado como alguien que no sirve para el cargo, dice Lopeke.

"Siempre desearás dejarlos con la sensación de que deben conocerte más", agrega. "Los empleadores buscan contratar a personas que generen buenas relaciones para la empresa y que den una buena primera impresión a los demás".

¿Necesitas ayuda para decidir qué información pasa de la raya y la que no? A continuación te presentamos una lista de la información personal que según Lopeke es segura, se encuentra en el límite y está absolutamente prohibida mencionar en la entrevista.

Luz verde: podrás divulgar la siguiente información personal.

Metas. Está bien hablar sobre lo que deseas para tu nueva función y lo que te motivó a postular al cargo. "Esta es la conversación sobre lo que quieres, por qué ahora y por qué elegiste esa empresa", indica Lopeke.

Desarrollo. Puedes y debes hablar sobre las cosas que has logrado hasta ahora para ti y tu desarrollo profesional.

Logros. "Describe lo más destacado de tus mayores logros profesionales hasta la fecha sin exagerar ni sermonear", agrega.

Motivaciones. Habla sobre lo que te motiva y apasiona, lo que te llevó a esa industria en particular y lo que te atrae de esa oportunidad de trabajo específica.

Luz amarilla: Ten cuidado con esta información.

Vacaciones.  Está bien si puedes hablar sobre unas vacaciones pasadas que se relacionen con la empresa.

"Por ejemplo, podría ser útil si sabes que el posible empleador apoya activamente a Hábitat para la Humanidad y pasaste tus vacaciones en el mismo lugar donde recién se habían construido nuevas viviendas", explica Lopeke.

Pero si haces alarde de tu viaje de seis meses por el mundo mientras estabas sin empleo, probablemente deberías abstenerte de hacerlo.

Alergias. "Si el entrevistador padece de alergias y tu también, podría ser un momento de conexión", agrega Lopeke. Sin embargo, "si aprovechas la oportunidad para decir que eres alérgico a los estúpidos, se te catalogará de arrogante".

Mascotas. Hablar sobre los amigos peludos que tienes en tu hogar puede favorecerte o jugarte en contra. Los perros y gatos no te deberían crear mayor problema, pero las mascotas exóticas o que requieren de muchos cuidados se podrían considerar un problema.

Todos los requisitos. No es necesario contar con todas las cualidades que el empleador puso en su lista de deseos. Si mencionas sólo unas cuantas habilidades, esto demuestra que tienes iniciativa y potencial de desarrollo.

"Además, esto hace que el entrevistador sienta que la empresa también tiene algo que ofrecerte. Las relaciones recíprocas son las más satisfactorias", indica Lopeke.

Luz roja: No profundices en estos temas personales durante la entrevista.

Estilos de vida, política, religión ni planes familiares. "Los temas controvertidos pueden contribuir a estimular la conversación, pero un empleado conveniente no estimula las conversaciones informales", recomienda Lopeke.

Mencionar repetidamente que conoces a gente importante. Puedes dejar en claro que conoces a algunas de las mismas personas que el entrevistador para establecer empatía, pero no creas que con esto aumentarán tus posibilidades.

"Aunque es probable que conozcas a algunas personas que trabajan para la empresa, no siempre sabes la forma en que son consideradas por el empleador", dice Lopeke. "Si por alguna razón se encuentran en la lista negra, te catalogarán de la misma forma en vez de evaluarte por tus propios méritos".

Antecedentes médicos. Omite tus antecedentes médicos, mentales y de otro tipo. "Se supone que te debes situar como alguien responsable y confiable, no como un posible candidato a aumentar la campana de Gauss con costos relacionados a beneficios", indica Lopeke.

Problemas domésticos, con la niñera o debido a rehabilitación. Los empleadores no quieren enterarse demasiado de tu vida salvo cuando se relaciona con lo que has hecho profesionalmente y lo que posiblemente eres capaz de hacer por ellos.

Jefes que fueron una pesadilla. En pocas palabras, ningún posible jefe desea escuchar una lista interminable de historias de "jefes que fueron una pesadilla". Te odiarán si lo haces.

Rachel Zupek es escritora y participante del blog de CareerBuilder.com. Ella investiga y escribe sobre estrategias para buscar empleo, gestión profesional, tendencias de contratación y conflictos en el lugar de trabajo.


Last Updated: 21/04/2008 - 10:50 AM


Article Reprints
Permission must be obtained from CareerBuilder.com to reprint any of its articles. Please send a request to reprints@careerbuilder.com.