CareerBuilder Menu Search Search

Los 10 Peores Jefes Mís Famosos

CareerBuilder.com

  • Email

De Mr. Scrooge a Mr. Burns y de "Office Space" a "The Office," el mal jefe es uno de los arquetipos más comunes en Hollywood. A menudo, la vergonzosa sobreexigencia, el increíble y escandoloso ego y la naturaleza sadística con que son caracterizados estos personajes entretienen al público porque parecen tan inverosímiles para ser verdad. Pero cuando la vida imita la ficción, no es tan divertido para los empleados lidiar con ese tipo de comportamientos. Te invitamos a conocer algunos jefes malos famosos en la vida real y cómo se comparan con algunos de los peores jefes en el mundo ficticio.

Jefe en la vida real: Leona Helmsley

Apodada como "La Reina de la Tacañería" por los medios de comunicación, Helmsley fue famosa por su maltrato extremo a los empleados en la cadena nacional de hoteles Helmsley y por ser una notoria perfeccionista. Además, se caracterizó por abusar verbalmente de los trabajadores y despedirlos por mínimas infracciones. No paró ahí, también esta jefa extorsionó tanto a empleados como a socios de negocios exigiéndoles dinero. Helmsley consumó estos comportamientos usando su poder y capacidad de intimidación, pero esto mismo la llevó a su caída.

Su contraparte en la ficción: Miranda Priestly, en la película "El demonio viste Prada" ('The Devil Wears Prada')

Como la jefa de una revista de moda al estilo de Vogue, el máximo objetivo de Priestly es la perfección y, tal como Helmsley, continuamente ataca y averguenza a los empleados y asociados, infundiéndoles temor a todos quienes se cruzan en su camino.

Jefe en la vida real: Donald Trump

Un hombre de negocios de gran éxito, sin duda. ¿El Jefe del Año? Muy lejos de eso. Trump se ha caracterizado por tener la reputación de despedir a sus empleados públicamente y usar vergonzosos trucos de marketing.

Su contraparte en la ficción: Montgomery Burns, del programa de televisión "Los Simpsons" ("The Simpsons")

Tanto Trump como Mr. Burns construyeron su fortuna siguiendo los pasos de sus padres, superando una bancarrota y probablemente ganando más dinero que lo que hacen todos sus empleados juntos. ¡Caray! Inclusive Mr Burns tiene una mano derecha que usa anteojos, llamado Waylon Smithers, tal como Trump cuenta con George H. Ross.

Sin embargo, si bien Donald Trump es el anfitrión de su propio show de TV (El Aprendiz), Montgomery Burns no está obteniendo placer del hecho de despedir empleados.

Jefe en la vida real: Ken Lay

El ex presidente de Enron (recientemente fallecido) aseguró repetidamente a sus empleados que la seguridad financiera de la empresa estaba intacta, cuando el sabía que era todo lo contrario. A sabiendas que la liquidez de Enron no estaba ni cerca de ser sólida, como a propósito lo aseguraba, Lay vendió 918,000 acciones de la compañía desde Agosto hasta fines de Octubre del año 2001.

Contraparte en la ficción: Gordon Gekko, de la película "Wall Street"

Ken Lay personifica en la actualidad lo que simbolizó Gordon Gekko en los años '80: el alto costo pagado por la avaricia. En el filme "Wall Street," al corredor de la Bolsa Gekko sólo le interesa servirse y salvarse a sí mismo. Se involucra en un negocio que costará el empleo a miles de personas. Tal como Lay, Gekko está muy consciente que muchos trabajos corren peligro, pero actúa únicamente para cubrir sus propios "delitos" con la esperanza que alguien más se haga cargo de la debacle legal y financiera.

Jefe en la vida real: Jim Bakker

En 1987, el famoso evangelista de TV y dueño de la súper exitosa cadena PTL ("Praise the Lord") estaba viviendo con su esposa en un nivel de lujo inimaginable para el jefe de una corporación sin fines de lucro. Sus patrimonios incluían salarios anuales de $200,000 dólares para cada uno, una casa de $600,000 dólares en Palm Springs (California), 4 condominios en California y un Rolls Royce. Cuando los libros de contabilidad salieron a la luz pública revelaron que Bakker estaba ilegalmente guardando para sí mismo una gran suma de los ingresos de las acciones de la compañía y fue acusado de fraude de impuestos; sin embargo, no sin antes que la gente se enterara que el líder cristiano había pagado a una ex secretaria que mantuviera silencio sobre una aventura extramatrimonial.

Su contraparte en la ficción: Warden Norton, de la película "La Redención de Shawshank" ("The Shawshank Redemption")

Warden Norton, el principal citador de la Biblia en la prisión de Shawshank, resulta ser tan moralmente corrupto como muchos de los presos que lo seguían a él. Al contratar a Andy Dufrene para hacer su trabajo sucio, Norton, como Bakker, manipula las cuentas de su compañía de una manera que obtiene una considerable suma de ganancias para sí mismo al tiempo que compra el silencio de sus empleados. Así como Bakker ofreció a su secretaria dinero en efectivo, Norton premia la lealtad de Dufrene con la promesa (vacía) de obtener su libertad.

Jefe en la vida real: Naomi Campbell

Como imponiendo un estilo, la famosa modelo usó el teléfono como "arma de asalto" mucho antes que el actor Russell Crowe saliera en la prensa por su infame berrinche en un hotel. En el año 2001, la asistente personal de Campbell en ese tiempo, Simone Craig, acusó a su jefa de lanzarle un teléfono móvil, un cargo que la temperamental modelo negó rotundamente, si bien admitió responsabilidad en un caso similar tres años antes. En 1998, Campbell se había declarado culpable de golpear a su ex asistente personal Georgina Galanis con un teléfono, después de lo cual aceptó tomar clases para manejar la rabia.

Su contraparte en la ficción: Dr. Evil en la película "Austin Powers"

A muchos le gustaría ser una super modelo, viendo que se trata de un trabajo con mucho glamour, pero muy pocas personas entienden la presión que esto conlleva. El aspirante a ser dominador del mundo, el Dr. Evil hace algunas interesantes exigencies, tales como: pedirles a los miembros de su equipo del mal que produzcan peces con un genio infernal y con rayos láser adosados a su cabeza. Naturalmente, cuando sus deseos no son cumplidos, les deja caer encima "lo mejor de él", despidiéndolos y a menudo torturando a al trabajador encargado del proyecto. ¿Quién más que Campbell, la cual ha despedido varios empleados en los últimos años y que su mal carácter la ha llevado a atacar a más de uno, entiende cuán difícil es encontrar buena ayuda en estos días?

Last Updated: 23/09/2008 - 12:58 PM


Article Reprints
Permission must be obtained from CareerBuilder.com to reprint any of its articles. Please send a request to reprints@careerbuilder.com.