CareerBuilder Menu Search Search

¿Cómo Ser un Candidato Ganador?

Kate Lorenz, CareerBuilder.com Editor

  • Email

¿Crees que tu búsqueda de trabajo es difícil? ¿Qué pensarías si tuvieras 300 entrevistas al mes mientras tus rivales intentan desacreditarte y los medios de comunicación están listos para informar (y volver a repetir) cualquier metida de pata o error a un público que disfruta con ello? Comparándola con la candidatura para un cargo público, la búsqueda de empleo es pan comido, pero eso no quiere decir que no puedas aprender algo del mundo de la política.

A continuación presentamos algunas lecciones que puedes poner en práctica en tu propia candidatura:

Defínete a ti mismo y tu mensaje
Así como todo candidato presidencial tiene que diferenciarse de los demás para sobrevivir a las elecciones primarias, tu currículo tiene que distinguirse para conseguir una entrevista. Redáctalo de manera que contenga precisamente lo que el empleador está buscando. Lee la descripción del puesto y averigua sobre la compañía. Pregúntate a ti mismo, "Si yo fuera el encargado de las contrataciones, ¿qué quisiera ver?" Saca a relucir dichos conocimientos y cualidades en la parte superior de tu currículo.

Está preparado
Desarrolla una estrategia de venta concisa que explique por qué la empresa debería contratarte. Está listo para demostrar con ejemplos porque eres la persona idónea para el puesto y para responder cualquier pregunta difícil. Practica con un amigo hasta que te sientas cien por ciento seguro. Ni siquiera pienses en improvisar. Los mejores candidatos no dejan nada al azar. Las presentaciones de Bill Clinton fueron planeadas al mínimo detalle, desde cómo y hacia donde se movería para verse bien ante las cámaras y sorprender a sus oponentes desprevenidos (¡¿Recuerdas a George H. Bush mirando su reloj en una de sus reuniones con sus seguidores?!) Incluso los parlamentos 'espontáneos' de Reagan: "Ya empiezas de nuevo..." y "No utilizaré la juventud e inexperiencia de mi oponente en contra suyo" fueron bien practicados.

No exageres
Preséntate a ti mismo y a tus habilidades de la mejor manera posible, pero sin exagerar la verdad. Las declaraciones de Howard Dean de ser el único candidato de un estado agricultor y ganadero (Missouri de Gephard tiene 100.000 campos de cultivo y ganadería en comparación con los 7.000 de Vermont) y de haber estudiado la Biblia con detalle "en particular el libro de Job del Nuevo Testamento" fueron errores de proporción bíblica; y ¿Al Gore morirá siendo el inventor de Internet?

Vístete de acuerdo a las circunstancias
Imagínate que consultores evaluaran alto a Kerry y a Bush por su atuendo y prolijidad. Se visten ligeramente mejor que lo que dicta el código del buen vestir y siempre llevan trajes bien hechos de alta calidad que son elegantes, no necesariamente según el último grito de la moda; y que proyectan autoridad, pero no pedantería.

Establece afinidad
Según el experto del lenguaje corporal Dr. Daniel Hill, al candidato que debemos imitar es John Edwards. "Edwards es increíble. Sus sonrisas son genuinas y siempre se le ve sereno y concentrado, ¡hasta hizo soltarse a John Kerry!" Sin embargo, no es una sorpresa. Como abogado de juicios, Edwards ha dirigido seminarios sobre cómo establecer una relación muy estrecha con el jurado. "Habla con ellos tal como hablas con tus vecinos", dice en un video de capacitación. "El jurado tiene que sentirse a gusto con lo que les estás pidiendo."

Persigue a los 'indecisos'
Los candidatos veteranos saben que son los 'indecisos' quienes pueden ayudarlos a triunfar o perder. Según los analistas políticos, los electores indecisos por lo general no están contentos con el Presidente actual y esperan tener un motivo para votar por el nuevo candidato. Se puede decir lo mismo de un candidato externo que compite por el puesto con un candidato interno. Si tu entrevistador parece tener contradicciones o es difícil de convencer, trata de descubrir sus inquietudes. Haz seguimiento con una comunicación o una muestra de tu trabajo que podría convencer al entrevistador indeciso. Hazle saber que tienes muchas ansias de demostrar tus cualidades. Al final de casi cada presentación en programas como parte de su campaña electoral del 2000, George W. Bush terminaba diciendo "Pido tu voto".

¡Cuidado con lo que dices!
No te refieras de manera negativa sobre tu ex empleador. Debilita tu talla profesional y ¡hace que las personas se pregunten qué dirías sobre ellos! Por el contrario, sigue el ejemplo de John Edwards. Muéstrate positivo y cortés con todos, incluso si no te ofrecen este trabajo, tal vez te ofrezcan otro más adelante.

Nunca te des por vencido
No siempre puedes salir victorioso. JFK postuló para presidente de su promoción en Harvard y perdió. Nixon no ganó las elecciones cuando postuló para Presidente y gobernador de California; y Lincoln perdió en su intento de conseguir un lugar en el Senado antes de convertirse en el Presidente más respetado de la historia estadounidense. Los grandes toman las derrotas con calma y regresan para ganar en otra oportunidad.


Last Updated: 23/09/2008 - 12:58 PM


Article Reprints
Permission must be obtained from CareerBuilder.com to reprint any of its articles. Please send a request to reprints@careerbuilder.com.