CareerBuilder Menu Search Search

¿Puedes Ser Tu Propio Jefe?

CareerBuilder.com

  • Email

Muchos de nosotros fantaseamos acerca de nuestra propia empresa. Casi un millón de nuevos negocios abren todos los años, pero más del 85% cerrarán dentro de cinco años. Existen algunas características clave que indican quién sería más eficaz como dueño de una empresa. Analiza las siguientes preguntas para determinar si tienes el ímpetu, la disciplina y los recursos para ser tu propio jefe. ¿Eres una persona dinámica? Dependerá de ti, no otra persona para desarrollar negocio, organizar los proyectos, manejar tu tiempo y llevar hasta el fin los detalles. ¿Puedes lidiar con el incierto riesgo financiero? Cada de los negocios tienen los ciclos y los flujos y reflujos de rentabilidad. Una vez le has empezado un negocio, tendrá gastos operacionales y de personal que debes cubrir antes de pagarte a ti mismo. ¿Tienes buenas habilidades empresariales? Debes atraer clientes. Los nuevos clientes y los clientes asiduos son el motor de tu negocio. Debes saber o aprender sobre contabilidad, planificación, operaciones, ventas, mercadeo y servicio al cliente para que tu negocio sobreviva y tenga éxito. ¿Tienes la energía para conducir un negocio? Tener tu propia empresa es mucho trabajo. ¿Estás dispuesto a trabajar 12 horas al día, de 6 a 7 días de la semana, todas las semanas? ¿Te motiva el logro? A muchos empresarios les alegra mucho las "victorias" diarias que obtienen de hacer negocios. Lo ven como una competencia y una manera agradable de llevar a cabo sus instintos para lograr algo. Ellos se divierten hacerlo. Estas personas tienen una pasión por lo que hacen y tienen ese ímpetu de ser los primeros. Son personas emprendedoras y quieren cosechar los frutos de su trabajo y esfuerzo. Es improbable que ellos se agoten física y mentalmente por llevar toda la responsabilidad de su negocio sobre sus hombros. ¿Puedes tomar buena decisiones? Los dueños del negocios son requeridos a hacer decisiones constantemente, rápidamente, bajo la presión e independientemente. ¿Investigas y examinas todas las opciones cuando se trata de decisiones importantes para minimizar los riesgos, y luego decides lo que se vas a hacer y sigues adelante? ¿Puedes manejar personalidades diferentes? Los dueños de empresas necesitan desarrollar relaciones laborales con una variedad de personas como clientes, proveedores, personal, banqueros y profesionales tales como abogados, contadores o diseñadores gráficos. Tu capacidad para tratar exitosamente con clientes exigentes, proveedores informales o personal malhumorado para beneficiar tu negocio impresionará directamente su éxito. ¿Cómo afectará el negocio a tu familia? Es difícil encontrar un equilibrio entre las exigencias laborales y la familia durante los primeros años después de empezar un nuevo negocio. Además, también puede haber dificultades financieras hasta que el negocio sea rentable, lo que podría tomar meses o años. Tal vez tengas que adaptarte a un estándar de vida más bajo o poner los activos de la familia en riesgo. ¿Puede tu familia soportar los retos que presenta ser el dueño de un negocio? Aunque muchos empresarios a la larga tienen ingresos considerables, los "años flacos" son una parte necesaria del ciclo del evolución y crecimiento del negocio. También tienes que considerar por igual los beneficios de ser empleado de una empresa- las vacaciones pagadas, días enfermas, seguro médico y dental, acciones, membresía a un club deportivo. Esos desaparecen cuando eres el dueño de tu propia empresa. Piensa en los costos adicionales de los vas a ser responsable. ¿Cómo vas a lidiar con el aislamiento? Una vez que decides trabajar por tu cuenta, trabajarás solo. ¿Puedes soportar estar aislado? ¿Extrañarás el estatus, el respecto y las conexiones que tuviste mientras trabajabas para alguien más? No subestimes este aspecto, ésa es la razón que muchos consultores y propietarios de empresas de servicios cerraron sus propias operaciones y regresaron al mundo corporativo. ¿Puedes sobrevivir dos o tres años sin ingresos? Haz una lista de los recursos iniciales para comprar/empezar y administrar tu propio negocio. Toma en cuenta las ventas y los puntos donde terminas parejo (sin ganar ni perder) así como las proyecciones de las ganancias. Sea conservador en los estimados, es decir qué tan rápido podrás ver las ganancias. Elabora un presupuesto familiar y uno para el negocio con los que puedas mantenerte a ti y a tu familia mientras el negocio empieza a crecer.

Last Updated: 23/09/2008 - 12:58 PM


Article Reprints
Permission must be obtained from CareerBuilder.com to reprint any of its articles. Please send a request to reprints@careerbuilder.com.